LO APRUEBA LA EUROCÁMARA, QUE JUSTIFICA QUE REFUERZA LOS DERECHOS CIUDADANOS

Menos barreras entre paciente y fármacos de prescripción


Mientras, los profesionales sanitarios señalan que puede despertar expectativas irreales de salud

Redacción / Óscar López Alba. Estrasburgo / Zaragoza
El pleno del Parlamento Europeo ha respaldado la propuesta de normativa para que los pacientes puedan a acceder a información sobre medicamentos sujetos a prescripción. La legislación consta de un reglamento sobre los medicamentos que circulan en toda la UE, que el Parlamento Europeo ha aprobado por 564 votos a favor, 41 en contra y 45 abstenciones; y una directiva sobre las normas que los Estados miembros deberán cumplir a nivel nacional, adoptada con 558 votos a favor, 42 en contra y 53 abstenciones. La posición del Parlamento será transmitida al Consejo para ser tratada por los ministros de los 27.

JPEG - 42.8 KB

Según los defensores de esta propuesta, el objetivo de esta legislación es asegurar que los pacientes reciben una información objetiva, imparcial, fiable y sin fines promocionales sobre los medicamentos sujetos a receta médica. El responsable de este tema en el Parlamento Europeo, Christofer Fjellner (PPE, Suecia), señaló en el debate celebrado el lunes que "uno de nuestros logros más importantes ha sido desviar esta legislación de los derechos de las empresas farmacéuticas hacia el derecho de los pacientes a recibir la información que necesitan. Esta propuesta mejora la calidad y la cantidad de información a disposición de los pacientes".

Sin embargo, el eurodiputado Andrés Perelló (PSE, España), advierten de que “hay que tratar con más respeto la información sobre medicamentos que se pone al alcance del ciudadano. Sobre todo si son de prescripción médica, como es la intención. No estamos hablando de gominolas”. Para el europarlamentario español esta es una propuesta que “nadie sabe de dónde ha salido. No hay demanda social ni de ningún lobby, al menos de forma oficial. Las asociaciones de pacientes desde luego que no lo han pedido. Y sin embargo se ha hecho mucha presión para que se apruebe”.

Los profesionales sanitarios rechazan esta propuesta

En un encuentro organizado recientemente en Zaragoza por la Oficina del Parlamento Europeo en España, los profesionales sanitarios coincidieron en la no idoneidad de esta medida. Carmen Peña, presidenta del Consejo General de Farmacéuticos, indicó que “hay que tener cuidado porque el medicamento es un producto estratégico, y hay que velar porque el ciudadano no lo vea como un elemento de consumo”. Asimismo, señaló que existe el riesgo de que una información para la que el ciudadano no está formado académicamente, pueda provocar unas expectativas de salud irreales o, por ejemplo, hipocondría.

Para Serafín Romero, secretario general de la Organización Médica Colegial, “la información debe provenir de las autoridades y de los profesionales, basada en la evidencia científica, y en principios deontológicos. Sólo así se puede buscar lo mejor para el paciente”. Además, Romero incidió en que “no consta que la información que parte de la industria mejore la calidad. No es objetiva para el paciente, no mejora la seguridad del uso del medicamento, puede incrementar el gasto farmacéutico y, aunque pongamos buena fe, sería difícil diferenciarla de la publicidad”.