ENTREVISTA A CARMELO BARRIO, PORTAVOZ DEL PP EN LA COMISÓN DE SANIDAD

“La sanidad vasca debe recuperar posiciones en el ranking nacional”


El parlamentario da un notable al consejero, aunque asegura que aún quedan retos importantes en Osakidetza

María Arribas. Madrid
Carmelo Barrio es el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Sanidad del Gobierno Vasco. En un momento en que Osakidetza acaba de proponer la reforma de la ley antitabaco y en el que cada vez se alzan más voces que critican la escasez de médicos de Atención Primaria en la región, Redacción Médica ha hablado con Barrio sobre estos y otros temas de la actualidad sanitaria del País Vasco.

JPEG - 30 KB
Carmelo Barrio.

Recientemente se ha aprobado en el Consejo de Gobierno la tramitación de la reforma de la Ley de Drogodependencias del País Vasco, más conocida como nueva ley antitabaco. La ministra de Sanidad se ha apresurado a aplaudir esta nueva normativa. ¿Cómo se valora este texto desde el PP Vasco y qué postura va a adoptar este partido en su tramitación parlamentaria?

La intención del grupo popular es la de introducir algunas enmiendas a la propuesta de reforma que ahora se está tramitando. Aunque aún estamos analizando el texto, en el PP Vasco vamos a mantener una línea de actuación en consonancia con la postura adoptada por el PP en la tramitación de la reforma de la Ley Antitabaco del Congreso de los Diputados. Nosotros entendemos que la ley vasca es una ley muy radical y creemos que debe haber un acomodo de la norma más realista. Pero, sobre todo, entendemos que no es una ley que deba ir más allá de la norma que se apruebe en el Congreso de los Diputados y de ahí que pidiésemos que no se abordase el debate a nivel autonómico hasta que se acabase de tramitar el texto nacional, porque esto va a hacer que tengamos una regulación distinta en el País Vasco que en el resto de España. Yo creo que eso no es bueno y que hay que conjugar una serie de cuestiones que es lo que nosotros vamos a intentar con nuestras enmiendas.

En ese sentido vamos a apostar porque la sanidad pública se involucre mucho más en los programas de deshabituación y en los tratamientos para dejar de fumar que la forma en la que lo está haciendo hasta ahora. Vamos a buscar un alcance de mas recorrido, pero es cierto que entendemos que sería bueno, en cualquier caso, esperar a la ley básica del Estado para abordar la reforma de la ley autonómica, más aun cuando la reforma ya se está debatiendo en el Congreso de los Diputados y cuando la ley que salga de ahí va a tener que ser una referencia para el conjunto del país. En este sentido, creo que hay un poco de precipitación por parte del gobierno vasco.

Otro de los temas de los que se ha hablado mucho en los últimos meses en el País Vasco es el de la escasez de médicos de Atención Primaria y, en especial, de pediatras. En este sentido, el Departamento de Sanidad ha propuesto como solución la posibilidad de concentrar la atención pediátrica en determinados centros de primaria dejando a otros sin este servicio y de establecer una reordenación de la Atención Pediátrica. ¿Qué opinión le merece esta iniciativa al grupo popular?

Creo que puede ser una buena propuesta, aunque aún queda mucho por saberse sobre cómo se va a aponer en marcha. Lo que es incuestionable es que llevamos mucho tiempo con escasez de pediatras en la red pública vasca. El gobierno del PNV fue incapaz de solucionar un problema, que no es de hoy sino de hace muchos años, incluso décadas. Pero, como sucedió con otros muchos problemas asistenciales, el PNV dejo escapar la posibilidad de solucionarlo y, desde luego, en los últimos años del gobierno de Ibarretxe retrocedió mucho.

El problema que tenemos en la Atención Pediátrica es un tema importante, que preocupa al grupo popular vasco y que esperamos que el equipo del consejero Bengoa pueda ayudar a solucionar. Es un problema cuya solución no es fácil porque aquí influye de una manera muy importante el tema del euskera, pero esperemos que se puedan tomar de una vez por todas las medidas que nos permitan atajar esa falta de pediatras. No obstante, esta es una reflexión que tiene que llegar también al ámbito de la Universidad y al Ministerio de Sanidad, porque es cierto que faltan médicos en general en España. En cualquier caso, desde el PP compartimos las inquietudes del actual consejero de sanidad y esperamos que sus propuestas puedan dar frutos.

No obstante, se estaba hablando, por ejemplo de reducir la edad pediátrica y de hacer que los niños pasaran a otros servicios a partir de una edad menos a la actual de 14 años. ¿Está de acuerdo el PP en que la solución a este problema puede pasar por esta vía?

Yo creo que hay que esperar un poco para analizar la solución propuesta por el consejero. Hemos de esperar a tener informes sobre la mesa, porque está claro que la forma en la que se considera la salud pediátrica hoy en día es parte del problema y que hay que trabajar en esa línea. No obstante, no digo que esta sea la mejor reforma, pero sí que hay que profundizar en el problema para recuperar esa capacidad de atención que, en definitiva, es lo que hemos perdido. Vamos a esperar un poco a ver cuáles son las propuestas del consejero y a que haya datos que nos permitan un mejor análisis, pero, como digo, creo que no tiene que haber grandes reformas en el concepto, pero sí cambios que nos permitan contar con más profesionales.

Acaba de comenzar un nuevo curso político. ¿Cuáles son las propuestas o actuaciones más inmediatas que va a proponer su partido en el ámbito de la sanidad, o cuáles cree que deben ser los ejes principales del nuevo curso en esta materia?

Tenemos muchos retos sobre todo en lo que se refiere a devolver a la Sanidad Pública Vasca a las cotas que tuvo antes, porque está en el octavo o noveno lugar en la clasificación de la sanidad pública española, mientras que durante muchos años estuvo la primera que es la posición a la que debería volver. Los anteriores gobiernos nacionalistas han hecho que se perdieran muchas posiciones respecto a ese estatus que tenía la sanidad pública vasca y para recuperar ese nivel son necesarias inversiones importantes.

También hay que avanzar en el desarrollo de un buen programa de atención a los enfermos crónicos y en el desarrollo de unidades de subagudas que son los principales retos de desarrollo de la sanidad pública vasca ahora mismo, ligado al reto de la atención sociosanitaria a medida que la población envejece. En este sentido, el actual departamento de Sanidad tiene una orientación muy marcada respecto al desarrollo de una mejor atención a los enfermos crónicos y la búsqueda de nuevas fórmulas en este sentido que consideramos muy positiva.

El otro problema que tenemos que abordar es el del incremento de las listas de espera, que recientemente han experimentado un repunte muy marcado y requieren una reflexión importante junto con el desarrollo de la Atención Primaria como elemento basal del sistema asistencial.

Hablaba de retomar posiciones en la calidad de la sanidad pública vasca. En este sentido, el consejero, Rafael Bengoa, hacía unas declaraciones recientemente en las que hablaba de que el sistema de sanidad pública estaba “en riesgo”. ¿Comparten ustedes esa opinión?

Yo creo que el sistema de sanidad pública no está en riesgo aunque es innegable que hay amenazas. Ahora mismo España no vive un buen momento socio económico y el gobierno de Zapatero ha demostrado que no ha sabido atajar esta crisis con solvencia, frente a lo que vemos en otros países que están teniendo una recuperación mucho más rápida. España, desafortunadamente está por debajo de la media europea en esa recuperación y esto, indudablemente es algo que también afecta a la sanidad.Nosotros, no obstante, no vamos a permitir que se ponga en duda la viabilidad de nuestro sistema público de salud, aunque está claro que el gobierno ha sido incapaz de liderar grandes acuerdos para la recuperación económica del país.

En este sentido, creo que debemos seguir buscando un gran acuerdo sanitario para garantizar, como hizo en su día el gobierno de Aznar con las pensiones, un gran pacto que preserve a la sanidad pública de cualquier amenaza, porque no podemos permitir que esta crisis se convierta en un riesgo para la sanidad que tenemos. La clave para ello, en nuestra opinión, esta en un cambio político y en un cambio de tendencia, pero en cualquier caso desde el PP creemos que una de las mayores obligaciones que tenemos como sociedad es preservar el estado de bienestar en el que la sanidad pública que tenemos es indudablemente un elemento clave.

En este sentido, y de cara a garantizar la sostenibilidad del sistema público de salud, ¿es el PP partidario de implantar una una fórmula de copago para los pensionistas con rentas más altas, de cara a reducir el gasto sanitario, como planteó Bengoa antes de verano?

Para nada. Desde el PP, a día de hoy, no vemos que este concepto sea un elemento viable de articulación en la sanidad pública. Puede haber elementos de reflexión y gente que lo estudia, pero en un momento como este, un elemento como el copago no tiene sentido. Hay que tratar de reforzar el sistema, con garantías y sin amenazas. Y en cualquier caso, incluso en el caso de que en algún momento se plantease una fórmula como esa, no podría hacerse en ningún caso de un modo unilateral sino que habría que tener un gran acuerdo y un gran consenso. No obstante, como digo, a día de hoy no contemplamos ese concepto porque creemos que ha quedado plenamente demostrado que la sanidad pública funciona y lo hace bien, sin necesidad de copago.

En estos momentos se está hablando mucho de las irregularidades en las contrataciones de Osakidetza, no solo por el caso Margüello, que esta investigándose en el Parlamento, sino también por las presuntas irregularidades en la adjudicación de servicios por parte del equipo de Bengoa al director gerente de Osatek, Pablo Arbeloa. ¿Qué opinión le merece todo esto al PP? ¿Van a solicitar una investigación más profunda?

Como bien dice, en estos momentos el Parlamento Vasco está abordando la investigación del Caso Margüello. Hay irregularidades probadas con documentos, como con informes que el gobierno vasco ha recibido por parte de los organismos de control y de la Comisión jurídica asesora de Osakidetza, que ha confirmado muchas irregularidades en las contrataciones realizadas por parte del equipo de gobierno anterior, que se han visto confirmadas con el último informe del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas que ha puesto negro sobre blanco dando a conocer al Parlamento esas irregularidades clamorosas y flagrantes.

No obstante, en relación a las cuestiones relativas las adjudicaciones del actual equipo de gobierno, el consejero ha estado en la Comisión para explicar que tienen informes que suscriben que dichas adjudicaciones se acomodan a la ley y, en ese sentido., nosotros creemos al consejero aunque estaremos vigilantes para que no se vuelva a repetir un desgobierno como el que se ha producido en el caso Margüello. Si vemos cualquier sombra de irregularidad la denunciaremos y pediremos responsabilidades pero de momento parece que no es el caso, y que lo que se trata de proyectar contra Bengoa no tiene fuste jurídico alguno.

Finalmente, ¿qué nota media le pondría al consejero después de su año y medio en el cargo?

Creo que Bengoa se merece un notable.