ALBERTO OLARTE, PORTAVOZ DEL PP EN LA COMISIÓN DE SALUD

“Una facultad de Medicina propia es una necesidad médica y social”


Reconoce que hay que dar un importante impulso a la historia clínica digital y la receta electrónica

Cristina Mouriño. Madrid
El portavoz del Partido Popular en la Comisión de Salud del Parlamento de La Rioja, Alberto Olarte, ha analizado para Redacción Médica la situación de la sanidad riojana, sus retos, proyectos y los problemas a los que se enfrentan cada día sus profesionales. En este sentido, Olarte ha destacado que “dentro de la formación de los profesionales sanitarios, creo que a La Rioja le queda aún un importante obstáculo que sobrepasar, que es la creación de una facultad de Medicina propia en nuestra comunidad”.

JPEG - 49.1 KB
Alberto Olarte.

“De hecho, a día de hoy, ha explicado, creo que no sólo en el ámbito puramente médico, sino también social, la creación de una facultad de Medicina en La Rioja es una necesidad. Me consta, ha continuado, que el Gobierno de la Rioja quiere hacer una importante apuesta en este sentido y confío en que en la próxima legislatura, a partir de 2011, se comiencen a centrar las bases para tener en marcha ese proyecto”.

¿Cómo valora el trabajo de la Comisión de Salud en el Parlamento de La Rioja?

La Comisión de Salud es una de las más dinámicas de las que hay en la Cámara, puesto que las iniciativas de salud se han multiplicado desde que asumimos las competencias en esta materia.

En la última etapa, la Comisión ha dictaminado leyes relativas a convenios con otras Comunidades Autónomas para establecer colaboración en materia de trasplante hepático, cardiaco y pulmonar, intercambio de información sobre las licencias de funcionamiento a los fabricantes de productos sanitarios a medida o el reconocimiento de los certificados de formación de los aplicadores de tatuajes, piercigns y micropigmentaciones.

Pero su labor más destacada es la de control de la acción del Gobierno y, en este sentido, se han celebrado once comparecencias del Consejero de Salud y altos cargos de su consejería sobre cuestiones de plena actualidad en nuestra región. Por citar algunas de estas comparecencias, podría destacar las que abordaron las medidas adoptadas ante la expansión del virus de la gripe, la fecundación in vitro en la atención sanitaria pública, el proyecto de investigación biomédica de La Rioja, la actividad desarrollada por el Defensor del usuario o el Plan Regional sobre Drogas. Tanto en Comisión como en Pleno, las propuestas relacionadas con la salud son abundantes y suscitan mucho interés a los riojanos.

Retos de la sanidad riojana

A lo largo de los cuatro o cinco últimos años, la creación de un modelo sanitario propio capaz de ofrecer una respuesta eficaz y de calidad para todos los riojanos ha sido uno de los principales objetivos del Gobierno de La Rioja. En ese relativamente escaso periodo de tiempo una Comunidad como la nuestra -apenas 320.000 habitantes- ha visto como se ponía en marcha un nuevo hospital de referencia autonómica, el Hospital San Pedro, con casi 600 camas; se abrían cinco nuevos centros de salud (de un total de 19 que hay en toda la comunidad); se creaba un nuevo centro de alta resolución; un centro de salud mental; un centro de investigación; … En definitiva, lo que ha hecho La Rioja en este tiempo ha sido construir un sistema de salud donde no existía prácticamente nada.

Ahora el gran reto es que esta gran infraestructura siga mejorando el servicio para todos los ciudadanos. Es necesario seguir abriendo el camino en la apertura de nuevas especialidades que eviten que los riojanos tengan que desplazarse fuera de la Comunidad para recibir atención médica de ciertas especialidades; es necesario dar un importante impulso a la creación de la historia clínica electrónica y la receta electrónica; y es necesario también dar un empuje a la investigación, tal y como se está haciendo en La Rioja.

Más prestaciones, mejora en el acceso a la información y la comunicación y ampliación de la investigación son los tres grandes retos que a mi entender tiene ahora mismo la Sanidad riojana y sobre ellos creo que el Gobierno de La Rioja, a pesar del ingrediente añadido de la actual crisis, está dando los pasos adecuados.

Recientemente han sido adjudicadas 50 plazas para médicos de familia en Equipos de Atención Primaria y pediatras de área. El director general de Recursos Humanos del Seris, Javier Aparicio, señalaba que la situación de los recursos humanos en el Servicio Riojano deSalud ha mejorado considerablemente; ¿está de acuerdo? ¿existe déficit de profesionales enalguna especialidad?

Por los datos que yo tengo no puedo aseverar que exista un déficit ‘crónico’ de profesionales en ninguna especialidad. Al margen de que estoy seguro de que en algún momento concreto ha sido necesario hacer un importante esfuerzo para lograr que, sobre todo en el área rural, se mantuvieran los servicios, no creo que en La Rioja pueda decirse que hay un ‘déficit’ crónico de profesionales.

Ciertamente, en este apartado La Rioja, debido en gran parte a la ampliación de sus infraestructuras de estos años, ha hecho un importante esfuerzo por captar profesionales. En 2006 en el Servicio Riojano de Salud (Seris) había 280 Facultativos Especialistas de Área; en 2010 hay 343. En el resto de puestos de trabajo la ampliación de personal ha sido similar, según los datos que ofrece el propio Seris. No obstante, La Rioja es parte de España y los problemas que afectan a España en materia de Salud, también afectan o pueden afectar en un futuro a La Rioja.

Comparto la opinión generalizada en el mundo sanitario de que es necesario un cambio a mejor en la gestión nacional de los recursos humanos sanitarios. Tenemos posiblemente a los profesionales sanitarios mejor formados del mundo. Nuestro sistema MIR es un símbolo de prestigio para el Sistema Nacional de Salud. Sin embargo, debemos hacer un esfuerzo importante para encontrar los modos y maneras de que esos profesionales sanitarios sean los necesarios para garantizar la asistencia precisa en todos los ámbitos.

Lamentablemente, me temo que en este apartado nos queda aún mucho trabajo pendiente, ya que el Ministerio de Sanidad y Política Social intentó asumir un liderazgo en este apartado dentro del denominado Pacto Sanitario y, desgraciadamente, a tenor de lo que ha aportado la Comisión específica en esta materia, debo decir que el resultado ha sido decepcionante. Sobre la mesa hoy las comunidades autónomas no tienen una sola propuesta de carácter nacional para hacer algo en materia de recursos humanos. La pregunta es obvia ¿Qué van a hacer en este tema las comunidades? ¿Trabajar cada una por su cuenta? ¿Obviar una situación evidente?

Asimismo, se han distribuido las plazas de formación MIR, y pese a la tendencia a la contención, La Rioja es una de las comunidades autónomas, junto a Castilla y León y Cataluña, que incrementa su oferta (con 54 plazas ofertadas este año), ¿cree que son suficientes?

No solamente son suficientes sino que también son necesarias. El incremento en plazas MIR viene realizándose de forma ininterrumpida desde que La Rioja asumió las competencias en materia de Salud y eso indudablemente es bueno. Es bueno para los pacientes, es bueno para el Sistema y es bueno para los propios profesionales.

No obstante, dentro de la formación de los profesionales sanitarios, creo que a La Rioja le queda aún un importante obstáculo que sobrepasar. Tenemos una buena ‘cantera’ de formación de Enfermería en nuestra Escuela Universitaria, nuestro Hospital es requerido por muchos licenciados para hacer su formación MIR, además el San Pedro obtuvo en 2008 su categoría de Hospital Universitario gracias a un convenio con la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza.

¿Qué es lo que falta? Evidentemente una facultad de Medicina propia en nuestra comunidad. Me consta que el Gobierno de La Rioja quiere hacer una importante apuesta en este sentido. De hecho, a día de hoy, creo que no sólo en el ámbito puramente médico, sino también social, la creación de una facultad de Medicina en La Rioja es una necesidad. Confío en que en la próxima legislatura, a partir de 2011, se comiencen a centrar las bases para tener en marcha ese proyecto.

El Sistema Nacional de Salud ha autorizado dos nuevas especialidades para la formación MIR en La Rioja (Medicina Nuclear y Oncología Radioterápica), ¿qué valoración hace de esta decisión?

Creo que es una buena noticia para el Sistema Público de Salud de La Rioja y para todos. Estoy seguro que en los próximos años vamos a seguir aumentando nuestra capacidad en formar profesionales.

Entre los retos de la Atención Primaria se encuentra el de lograr una desburocratización en las consultas, ¿cuál es la situación en La Rioja? ¿qué medidas han puesto en marcha? ¿Cuál ha sido el desarrollo de la Historia Clínica Digital y la Receta Electrónica? ¿Qué valoración hace del del programa Selene AP?.

La presión asistencial de cada profesional es razón más que suficiente para saber que la burocracia y el papeleo no sólo son responsables de la falta de eficacia que en ocasiones puede mostrar el sistema, sino que también, al menos esa es mi opinión, la reducción de esas labores en el personal sanitario redundan inmediatamente en una mejora generalizada a la atención al paciente.

El Gobierno de La Rioja inició ya en la pasada legislatura el concepto de ‘hospital sin papeles’.

A día de hoy, todos los centros de Atención Especializa de La Rioja funcionan en base a un sistema de historia clínica electrónica, única y común para todos ellos. Se puede decir que en Especializada la Historia Clínica Electrónica es ya una realidad en La Rioja y no es sólo accesible a los profesionales, sino que también todos los ciudadanos, previo requisito de identificación, pueden acceder a la misma a través de Internet.

Ahora se está llevando a cabo el proceso de implantar la historia clínica en Atención Primaria, a través de la aplicación Selene AP. El proceso, después de llevarse a cabo varios “pilotos” en centros de salud rurales, se implantó definitivamente en todos los centros de AP de Logroño el pasado mes de julio. El balance de la implantación aún es pronto para juzgarlo.

Como cualquiera se puede imaginar, un cambio de esas características provoca lógicos trastornos de adaptación y ciertamente algunas voces, dentro del ámbito interno del propio Sistema, han planteado algunas sugerencias sobre su aplicación. Desde el ámbito político también se han oído quejas, centradas sobre todo en la seguridad del sistema, algo que no acabo de comprender, puesto que en mi opinión siempre será más seguro un sistema al que accede un médico a través de un código, que andar todos los días moviendo papeles de la historia clínica de un señor de un lado para el otro.

Ciertamente el oportunismo político es algo con lo que también hay que contar, pero en mi opinión, y por lo que he podido constatar con diversos facultativos de AP, lo cierto es que la implantación es dura y que a todo el mundo, y no sólo hablo de médicos y enfermeras, sino también de los administrativos, le está costando un esfuerzo extra importante. No obstante, también puedo decir que la mayoría de los profesionales son plenamente conscientes de que Selene, aun con todas las mejoras que necesita, es el futuro.

El Consejo de Gobierno ha aprobado el Decreto que regula la ordenación del Sistema de Formación Sanitaria Especializada en la Comunidad Autónoma; ¿qué valoración hace de la norma?

Esta norma ha venido a llenar un vacío legal con respecto a la formación sanitaria en La Rioja, ya que antes estaba regulada por la Administración General del Estado, a través de la Orden Ministerial de 22 de junio de 1995 que ya no está vigente.

Sin duda es algo positivo, puesto que su objetivo fundamental, como se recoge en la propia norma, es garantizar la calidad en la preparación de los especialistas en el Sistema Público de Salud de La Rioja, reconocer la labor de los profesionales que imparten esta formación y sentar las bases para la adecuación a los futuros cambios de las especialidades médicas y de enfermería.

Ciertamente creo que el Gobierno está haciendo un esfuerzo importante en la formación de los profesionales sanitarios, tanto en lo referente a la formación continua como en la formación pregrado y la especializada, entendiendo ésta como un requisito esencial para mantener un sistema sanitario de calidad.