DEBATE SOBRE LA FORMACIÓN ACADÉMICA ENTRE RICARDO CANALS (PP) Y ANA LUIS BOUZA (BNG)

La comisión ideal, una unión equilibrada de sanitarios y no sanitarios


Aseguran que la unión de unos y otros expertos permite dar una visión más global a los asuntos tratados

Leire Sopuerta Biota/ Imagen: Diego S. Villasante y M. Ángel Escobar. Lerma (Burgos)
La formación académica de las miembros que forman las comisiones de Sanidad fue tema de debate en el I Encuentro de Parlamentarios de Sanidad. Ricardo Canals, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, y Ana Luisa Bouza, portavoz de Sanidad del BNG del Parlamento de Galicia han expresado opiniones encontradas.

Para Canals es importante que los miembros de la comisión sean profesionales sanitarios, ya que son capaces de aportar un valor añadido; mientras que Bouza defiende que en el Parlamento se tratan cuestiones políticas, no técnicas por lo que defiende la presencia de no sanitarios en estos foros de trabajo. Si bien, reconoce el esfuerzo que supone preparase los temas a tratar y debatir.

En su exposición, Canals hizo un repaso al número de parlamentarios que hay en las diferentes comisiones de Sanidad de las cámaras nacionales y autonómicas, y de todos ellos, cuántos son profesionales sanitarios. Según sus cifras, hay un total de 83 parlamentarios con profesiones sanitarias, 49 en las comunidades autónomas, 18 en el Congreso y 16 en el Senado. De ellos, 56 son médicos, 11 enfermeros, 9 farmacéuticos, 3 veterinarios y el resto ocupan otras profesiones. Si además se añade la variable política, el 30 por ciento de los parlamentarios sanitarios son del PP y el 20 por ciento del PSOE.

Asimismo, Canals ha aportado otros datos. Castilla-La Mancha y Canarias son las únicas comunidades que no tienen ningún miembro sanitario en sus comisiones de Sanidad. Mientras que en la Comunidad Valenciana y Castilla y León es donde más hay. En esta última autonomía y en Galicia es donde más médicos forman las comisiones de Sanidad.

JPEG - 60 KB
Ana Luisa Bouza, el moderador, Roberto Sabrido, presidente de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición y Ricardo Canals.

Por su parte, Bouza ha defendido que “no es imprescindible” que un profesional sanitario forme parte de la Comisión de Sanidad ya que “llevamos al Parlamento iniciativas políticas, no técnicas”. A su juicio, las fortalezas de un sanitario son sus conocimientos, su formación y sus contactos; y sus debilidades, su perspectiva sesgada. Mientras, las fortalezas de los no profesionales son su perspectiva generalizada e integrada del sistema, su capacidad de relacionarnos con todos los sectores; y sus debilidades, la falta de conocimientos.

A pesar de ello, ha insistido en la capacidad de los no sanitarios para sacar adelante iniciativas sanitarias positivas para el sistema. A la vez que ha remarcado el esfuerzo añadido que supone para ellos. En el caso de Galicia, los temas sanitarios son tratados en la mayoría de los Plenos, y no es habitual que se aprueben por mayoría.

En conclusión, ambos han coincidido que la presencia de sanitarios y no sanitarios puede ser positiva para las comisiones porque cuenta con una doble visión, una más especializada y otra más generalista.